About my Blog

Pasa, tómate un café y comparte ideas, imágenes y música que nos ayuden a hacer camino al andar, mientras buscamos sentido a nuestras vidas e intentamos entender el mundo que nos rodea.

sábado, noviembre 19

Políticos, democracia, elecciones y un invitado: el mercado

 Mañana es el gran día, millones de españoles nos acercaremos a las urnas para depositar nuestra papeleta. Muchas dudas en la cabeza. La sensación de estar en una situación impuesta por un poder no democrático, el financiero, que actúa en los mercados. Hemos tenido oportunidad de verlo en Italia y en Grecia. Aquí, en nuestro país, vemos como sus dedos rodean nuestras gargantas apretando cada día un poco más.

Por si fuese poco existe la sensación de tener un ganador, por goleada, desde hace tiempo. Estas elecciones tienen que ver poco con los candidatos. Vamos a elegir un gobierno, para que les digan a los que gobiernan en la sombra que estamos a su disposición, que pueden mandar lo que quieran o por el contrario que  nos tiene en frente, que estamos dispuestos a luchar por la libertad.

Tenemos derecho a ilusionarnos para  vivir con dignidad, por un futuro diferente, más humano, más justo. Vivir con esperanza para luchar por lo que es nuestro y cambiar el mundo.

Lo estamos viendo en los países árabes, algo se cuece en ellos, y empieza a abrirse un nuevo horizonte.

La otra ilusión es la que nos hace creer que pintamos algo, cuando solo somos "votantes" que no pintamos nada. Ya se habla de un ganador, ya de un gobierno, ya de lo que van a hacer, de que no les temblará la mano, que va a ser doloroso..., que la gente saldrá a la calle con protestas, etc.

No cabe duda que el gobierno actual ha tenido muchos errores en la gestión de la crisis, y las urnas dictaran sentencia. Pero los grandes culpables de la crisis, los bancos con su gestión, siguen tan tranquilos, repartiendo beneficios, ganando dinero y sin estar dispuestos a pagar su cuota en los errores cometidos. Pidiendo ayudas públicas pero no dando préstamos, ahogando a los ciudadanos quitándoles sus casa por impagos de las mismas hipotecas al mismo tiempo que se deben seguir pagando.

Pero el mercado a lo suyo, a vigilar el resultado de las elecciones, para subir, mantener o bajar la prima de riesgo, para aprobarnos o suspendernos. Duermen seguros, los políticos no están por la  faena de ponerles una tasa al movimiento del dinero. Se le deja paso franco, su dictadura cada vez es más poderosa y afecta al planeta entero.

Votemos y que haya suerte.

jueves, noviembre 10

Plegaria electoral

PLEGARIA ELECTORAL

JOSÉ Mª RIVAS CONDE, CORIMAYO@telefonica.net
MADRID.

Alentado por la recomendación de San Pablo a su discípulo Timoteo (1ª 2,1-2), me animo a invitar a los cristianos que me lo acepten, a orar unidos todos en espíritu, constantemente y en todo lugar, por el resultado más venturoso de las próximas elecciones:

“Padre nuestro de los cielos: Confiados en la inmensidad de tu amor, te rogamos avives en todos nosotros el sentido de responsabilidad ante las inminentes elecciones, de suerte que participemos activamente en ellas con nuestro voto. A fin de que la designación de los que han de velar por nuestro bien común temporal, procurarlo y mejorarlo, no sea sólo acto de una parte de nuestra comunidad, que quede lejos de una mayoría sustantiva. Que el tratamiento de lo común no dependa de minorías y no haya luego lugar a tensiones y desavenencias perniciosas y desestabilizadoras.

“Te rogamos también, que azuces nuestro propio deseo de paz y concordia entre todos, y el de bienestar y prosperidad para todos. Hasta despojarnos de fanatismos y partidismos políticos, criadero de individualismos, sectarismos y revanchismos. Ayúdanos, Tú, a descubrir a los más capacitados y sinceramente preocupados de la elevación de nuestras condiciones de vida en este mundo. Para beneficio tanto colectivo como individual, tanto interno como en proyección exterior hacia poblaciones y gentes menos favorecidas que nosotros. Aliéntanos a ser consecuentes con ello y a otorgarles a ésos nuestro voto, sean del signo que fueren.

“Concédenos a todos descubrir a tiempo, y dejar de lado, a los que sólo buscan una posición preeminente para aprovecharse de ella en beneficio propio, en vez del común. Y a los que hipócritamente se preocupan de éste, sólo en la medida en que lo aprecian peaje ineludible de sus intereses personales. Y a los mesiánicos, que cifran el bien común en sus propias convicciones, sean éstas políticas, éticas o religiosas, y tratan de inculturizarnos en ellas a los demás, valiéndose encima del aparato del Estado, en vez de limitarse al simple proselitismo legítimo.

“Concédenos también, Padre, tino para no elegir a mercaderes de votos; ni a obsesos por la reglamentación hasta de cuestiones ajenas al bien común. Otórganos la sensatez de no ponernos nosotros mismos en riesgo de ver limitada nuestra dignidad humana y nuestra autonomía de decisión personal; las que Tú nos concediste por encima de todos los demás vivientes de la tierra, sin más limitación ética que la de no perjudicar a otros.

“Y líbranos de pucherazos ocultos, incluido el sutil de un recuento de votos electrónicamente viciado. A fin de que podamos aceptar en paz y sosiego la auténtica voluntad de la mayoría real y «podamos vivir una vida tranquila y apacible en plenitud de tolerancia y dignidad».

“Todo te lo pedimos, Padre, no en virtud de unos méritos de los que, como siervos inútiles y sin provecho que somos, carecemos por completo ante Ti. Te lo pedimos en profesión de fe en tu Unigénito Jesús. El nos prometió que obtendríamos de Ti, sin necesidad siquiera de que Él mismo intercediera por nosotros, sino simplemente porque Tú mismo nos amas, cualquier cosa que te pidiéramos en adhesión a Él. A Ti y a Él, autores únicos de salvación eficaz, la alabanza, el honor, la gloria y la acción de gracias, por los siglos de los siglos. Amén”.


Publicado en Eclesalia.net
-oOo-

viernes, octubre 21

Un nuevo horizonte

Eficacia y firmeza hayan sido posiblemente las "armas" que hayan llevado a ETA a anunciar el cese definitivo de la lucha armada . Ahora hay que aprender a vivir sin el miedo a que te maten por la espalda, o que una bomba te impida llegar a tu destino.

Un nuevo horizonte se abre. Hará falta generosidad, capacidad de perdón, valentía para pedir perdón por el daño acarreado e incluso arrastrar las consecuencias del mismo.

No será fácil acostumbrase a vivir en paz para quienes siempre tenían a mano el recurso de las pistolas. El rechazo de la sociedad, la eficacia de la policía y la guardia civil, la colaboración francesa, incluso la implicación de personalidades extranjeras nos han traído hasta aquí.

Quedan muchas cosas pendientes, la entrega de armas o la destrucción de las mismas. Los presos, ...muchas cosas, pero las nubes están desapareciendo.

Es el momento del juego limpio.

Caminemos por la senda abierta en busca de un futuro mejor

lunes, octubre 17

Reinventarse

Estamos en época de cambios. Se barrunta en lo político, se esta viviendo en lo social y una vez más somos conscientes de las grandes reformas que son necesarias para sacar a esta sociedad del agujero donde se ha metido.

Un cambio, ¿hacia donde?. La modernidad, la globalización, la identidad, la ética, la religión deben experimentar una transformación para adquirir un sentido diferente.

Dos grandes ideas han estado presentes en nuestras vidas los últimos años, globalización y multiculturalismo. El contrasentido entre una universalidad y la pluralidad de diferencias existentes deben ser examinados a fondo. Una de sus opciones ha dado resultados muy diferentes a los que se esperaban. La multiculturalidad que ha permitido un desarrollo propio a unas formas de vida en territorio extraño ha dado lugar a diversos tipos de fundamentalismo.

En lugar de integración, intolerancia. En el diálogo mantenido hemos utilizado ideas divergentes.

Tenemos que cambiar el significado de los conceptos si queremos seguir avanzando. El diálogo sólo pretende que seamos capaces de ver de otra forma aquello que todos tenemos  delante de nuestros ojos.

Una vez más tenemos que reinventarnos. Caminar hacia un ser  en común compuesto de historias diferentes.

Para saber más:

Un libro: La pasión del presente
Autor: Giacomo Marramao
Editorial: Gedisa, Barcelona
Paginas: 224
Precio: 21,90 €

Un árticulo: La reinvención de Occidente
Autora: Victoria Camps
Revista Claves nº 214

jueves, octubre 13

Reflexiones otoñales. 3

Varios amigos me han preguntado por mi opinión sobre las JMJ. Tengo que reconocer que varias veces he estado a punto de escribir sobre ello. Pero me ha frenado la cercanía del momento. Estos acontecimientos merecen verse con perspectiva. Ahora después de casi dos meses de su celebración creo que podemos volver a ella.

Me ha sorprendido, en los ambientes en que me muevo, la euforia que ha despertado la presencia del papa en España. Ha sido un éxito, impresionante, y cosas por el estilo. Nada de critica, nada que tener en cuenta para las próximas, un autobombo dulzón.

Por supuesto hay que felicitar a los jóvenes que participaron en ellas, al esfuerzo realizado por miles de personas en diferentes lugares que hicieron todo lo posible para que la estancia  en Madrid fuese lo más fácil posible para todos lo que quisieran asistir. En ese aspecto fue un éxito. Seguramente será también en Brasil.

No me gustó la papolatria que se dio en ella. ¡Aqui está la juventud del Papa! No somos seguidores de Benedicto XVI, si discípulos de Jesús de Nazaret. Tampoco me gustó el escaso protagonismo de los jóvenes,  fueron asistentes de las jornadas, oyeron discursos, homilías, estuvieron situados a otro nivel físicamente, los cardenales entre ellos y Benedicto XVI, muy pocos obispos y cardenales se mezclaron con los jóvenes y fueron capaces de compartir un sentimiento, un anhelo, una idea....algo que les había llevado allí.

Tampoco fue de mi agrado la imagen religiosa ofrecida, una Religion que creía era de otras épocas, muy lejos de hoy, rancia, y haciendo incapie en el perdón de los pecados, jóvenes confesando, tronos de Semana Santa luciendose en las calles de Madrid. 

Curiosa también la imagen de dos de los banqueros mas importantes del pais, con su sombrero de paja, la imagen de los poderosos, del poder. Curiosa imagen.

Unas jornadas desmesuradas. ¿ O acaso era eso lo que se quería presentar? Posiblemente los discursos del Papa no se entendieron o leyeron con la atención requerida, pero algunas ideas merecen reflexionarse y ponerse en discusión :"La religion constituye una garantía para la conducta moral" la historia esta llena de casos en que eso no ha sido verdad, intolerancia con los que no seguían las directrices marcadas, los de otras religiones, la inquisición, etc.

Posiblemente yo no tenga razón , pero hecho en falta un análisis serio y riguroso sobre las motivaciones, los logros, los fracasos, y sobre el nulo papel de los jóvenes en unas jornadas llamadas Jornadas Mundiales de la Juventud.

lunes, octubre 10

Reflexiones otoñales 2

Las democracias dependen del consentimiento de unos ciudadanos bien informados. Y la prensa es la fuente inicial que los ciudadanos necesitan para gobernarse  a si mismos. Los periódicos tienen la obligación de dar información veraz y precisa, capaces de alejarse de influencias externas. Sólo así podremos desenvolvernos en una sociedad libre y verdaderamente democrática.

Leyendo hoy la columna de un reconocido periodista leía sus criticas a Rubalcaba por haber sido designado a dedo por el actual presidente. Pero curiosamente olvidaba que en su momento igual sucedió con Rajoy. Si esto sucede con un pequeño detalle, ¿que no sucederá con cosas importantes?. Un mismo hecho, dos varas diferentes de analizalo, un periodismo no muy independiente. Desgraciadamente hay muchos iguales en nuestro país, en la prensa escrita, la radio y la televisión, de todos los colores e ideologías. En la prensa nacional, autonómica  o local.

Pero ahora, en estos momentos en los que se habla de democracia real, de reinventarla, de volver a su sentido original, necesitamos una prensa libre que no se deje dominar por ningún poder, capaz de ejercer una vigilancia que permita denunciar los atropellos y los abusos de las instituciones o de los corruptos que nos rodean.

Tenemos que empezar a vivir juntos de otra manera, a mirar "lo político" con otros ojos, sin permitir los "usos" y "abusos" que hemos vivido en los últimos tiempos. Y para eso nada mejor que una prensa libre. Solo asi alcanzaremos mayores cuotas de justicia y reconocimiento para todos.

domingo, octubre 9

Reflexiones otoñales 1

En otoño suelen airearse las ideas por las que va uno a caminar en el curso que empieza, jurídico, político o académico.

Hoy me gustaría comentar algunas de las "ideas" de los políticos que buscan nuestros votos en las próximas elecciones. A estos hay que pedirles sus ideas, después de una seria y profunda reflexión sobre los problemas de España y sus posibles soluciones para los próximos años.

A la vista de las "declaraciones" realizadas por algunos de ellos me asaltan grandes dudas sobre su capacidad para resolverlos.

Algunos ejemplos.

El Sr. Duran vuelve a sacar los pies del tiesto y ataca a los  jornaleros andaluces que cobran el PER y pasan la jornada en la taberna del pueblo. Quizás haya que recordarle los estudios del antiguo Banco de Bilbao que calculaba entre 60.000 y 70.000 los millones de pesetas, de las antiguas pesetas que entre los años 1960 y 1970 , provenientes del ahorro andaluz  se iban a Cataluña y no se invertían en Andalucía . Posiblemente si las industrias que se creaban al amparo de ese dinero andaluz se hubiese quedado aquí,  los que necesitasen el PER no fuesen los andaluces del siglo XXI. Es curioso,  pero hay un gran olvido para no tocar de donde provenía el dinero que hacía crecer Cataluña y al Pais Vasco. Y los motivos políticos que había detrás.

También podemos preguntarnos por lo sucedido con la industria textil que se creo en el Campo de Gibraltar, y quienes lucharon hasta conseguir su desaparición.

Otro ejemplo.

Volvemos con las cadenas perpetuas. ¿Este es el problema de la justicia española? Parece ser que para el Sr. Trillo si,  más años de cárcel para algunos delitos, , yo pensaba que el problema era la lentitud con la que se juzgan los casos, la falta de medios,  la formación de los jueces, la facilidad para perder papeles en los juzgados, hacerlos públicos cuando se declaran secretos, etc.

Si nuestros políticos empiezan a usar la "demagogia"   temo que volveremos a perder  otros cuatro años. Lo triste es que más de cuatro millones de españoles no se lo pueden permitir.

Continuará

viernes, octubre 7

El destino compartido

Muchas cosas se han escrito en la muerte de Steve Job el fundador de Apple. Son muchas las frases que podíamos extraer de su famoso discurso en Stanford y reflexionar sobre ellas.

Hoy me gustaría reflexionar sobre la que ha dicho referida a la muerte: "La muerte es el destino que todos compartimos". 

En un mundo que está cambiado de roles muy rápido, con una crisis que no sabemos que consecuencias traerá y con serias amenazas de acciones bélicas en diversas áreas del planeta no podemos, no debemos, cruzarnos de brazos y ver como van sucediendo mientras nosotros nos encerramos en la telebasura que nos rodea y nos dejamos adormecer por los pensamientos de otras personas.

No debemos dejar nuestra vida, nuestros sueños, nuestras utopias en el cajón. El sol que amanece cada día nos debe dar fuerzas, animos para disfrutar de las personas que nos rodean, intentar hacer mas fácil su vida .

No permitáis que el ruido de las opiniones ajenas silencie vuestra voz interior y para ello nada mejor que la frase con la que se despedía Steve Job:


"Seguid hambrientos. Seguid alocados"

domingo, julio 10

Reflexionar no es malo



El PowerPoint lo he recibido de varios amig@s, gracias a tod@s

martes, julio 5

Los peligros de la oración

Me llegó un correo electrónico invitándome a rezar por la paz, haciéndolo todos los días a la misma hora durante un minuto. Parece que durante la Segunda Guerra un consejero de Churchill hizo la misma invitación a los ingleses y pararon los bombardeos. Parece tan sencillo y cuesta tan poco dedicar un minuto por día a dicha convocatoria que creo que vale la pena intentarlo.

Pero, más allá de si creemos o no en los efectos milagrosos de la oración, me doy cuenta de que rezar es peligroso. Esto lo aprendí hace años, en la película “Tierra de Sombras” que relata la vida de C. S. Lewis. En un diálogo que éste mantiene con su obispo sobre si estaba rezando o no luego de la muerte de su esposa, Lewis responde: “no puedo evitar rezar, pero la oración no lo cambia a Dios, me cambia a mí”.

He meditado sobre esta frase muchas veces, dándome cuenta que cualquier oración tiene un enorme poder transformador. Por eso no dudo en el poder de la oración, sino dónde se ejerce dicho poder. Dejando de lado el tema de la energía, que me resulta nuevo y del cuál prácticamente no sé nada, diría que disponernos a orar es disponernos a ser transformados. Por eso considero que es muy peligroso.

En el caso concreto de la invitación a orar por la paz, el poder de la oración sobre mí sería el de hacerme consciente de todas mis acciones contrarias a la paz. Pero no a la paz como algo abstracto, sino a lo concreto de las pequeñas cosas cotidianas. Al estado de mi corazón con respecto al mandamiento de amar a los enemigos, aunque también debería mirarme con respecto a los amigos que muchas veces son las víctimas de mi corazón no pacificado. Arrancar de mi vida todas las cizañas que me impiden reconocer a Jesús en el otro, sobre todo en el diferente es el desafío de orar por la paz. Y cuando oramos por los más necesitados, por los hambrientos, por los excluidos estamos orando para ser capaces de acciones concretas que ayuden a personas concretas a salir de su pobreza o exclusión.

Rezar no es, según creo yo, acudir a un Dios todopoderoso que va a intervenir desde afuera para arreglar los desaguisados que nosotros mismos inventamos, sino que es abrirnos a la Presencia que mora en cada uno de nosotros y en toda la creación, con la disponibilidad para ser transformados. Menudo peligro el de abrir nuestras puertas, el de dejar que se desmoronen las paredes que nos construimos para protegernos de los demás. “El Espíritu sopla donde quiere”, dice el Evangelio, y alguien dijo: “sopla donde lo dejan”.

A dejarlo soplar entonces, aunque se lleve con su viento nuestras comodidades, nuestras certezas, nuestras ideologías. Aunque nos deje desnudos frente a la vida con las únicas armas de la confianza, la libertad y el amor. Aunque nos demos cuenta de que para que haya paz, o para que nadie pase hambre, ni frío, ni soledad tengo que “salir de mi tierra” y “hacerme prójimo” de los que parecen no tener ningún valor. De aquellos que considero una amenaza, ya sea por la inseguridad de la violencia que hoy estamos viviendo o porque con su sola presencia son como una espada que se clava en mi corazón y me pide a gritos que haga algo y me deja sintiéndome impotente. O me cierra aún más para no sufrir y sigo siendo la otra cara de la moneda de la violencia.

Dios actúa desde abajo y desde adentro, no desde arriba y desde afuera. Dios actúa a través mío y tuyo y hasta que no aceptemos esto no nos haremos responsables por las cosas que pasan en el mundo y que nosotros podríamos cambiar siendo de verdad discípulos de Jesús. Todos los que hoy tenemos “cinco panes y dos peces” tenemos la enorme responsabilidad de multiplicar y redistribuir los bienes para que nadie se quede sin sentarse a la mesa.
A rezar entonces, con entusiasmo y sin parar, pero dispuestos a conseguir aquello que pedimos con nuestras acciones concretas: “porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, estaba desnudo, enfermo, preso… ¿Cuándo Señor? Les aseguro que cuando lo hicieron por el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”. (Mt 25, 35-40). Entonces sí la paz quedará asegurada

Escrito por Patricia Paz en Eclesalia

viernes, julio 1

Esos locos que enseñan

 Yo los conozco. Los he visto muchas veces. Son raros. Algunos salen temprano por la mañana y están en el cole una hora antes, otros salen del cole una hora más tarde porque tienen entrevistas con los padres que trabajan y no pueden acudir a otra hora, otros recorren todos los días más de 100Km de ida y otros tantos de vuelta. Están locos.

 En verano les dan vacaciones, pero no desconectan del todo, piensan en sus clases, preparan tareas para el curso siguiente. En invierno hablan mucho, siempre llevan caramelos de miel y limón en los bolsillos, otros con una botella de agua a su lado. Su garganta siempre está dolorida, pero siguen enseñando, a veces fuerzan su voz, pero siguen transmitiendo sus conocimientos con cariño e ilusión.

Yo los he visto, no están bien de la cabeza. Salen de excursión con sus alumnos y se encargan de gestionar autorizaciones, recogida de dinero y responsabilidad extra.

Qué será de ellos y ellas. Por la noche sueñan con el colegio, se les aparecen planetas, ecosistemas y personajes históricos. He escuchado que llegan cargados con cuadernillos y exámenes, que han corregido la tarde anterior en su casa.

Son mujeres y hombres, casados, solteros,...de diferentes edades, pero a todos les apasiona su trabajo, ver crecer a sus alumnos, ayudarlos y conseguir de ellos ciudadanos competentes.

Los he visto muchas veces. Están mal de la cabeza. Algunos dicen de ellos que viven muy bien, pero les han recortado el sueldo y siguen trabajando incluso más que antes, algunos no miran ni su nómina porque su pasión por la enseñanza los hace ciegos a pensar en el cobro. Disfrutan con lo que hacen, aunque haya padres que no los valoren, les critiquen e incluso les quiten autoridad, (a veces hasta les agreden), pero ellos siguen hacia adelante.

Están mal; por las tardes quedan para hacer cursos de formación y no les importa perder tiempo de su ocio para reciclarse.

Dicen que son autocríticos y que hacen balance de sus experiencias educativas, que se frustran cuando no salen las cosas como esperaban,
que se alegran cuando sus alumnos avanzan


Están mal de la cabeza, yo los he visto. Dicen de algunos que fueron muy importantes, que siempre tienen palabras de aliento; dicen sólo que son MAESTROS y que se sienten MUY ORGULLOSOS DE SERLO.
Nota: 
El texto procede de  un amigo que me lo ha mandado por email. ( Gracias Manolo)



miércoles, junio 29

Para pensar


Llego a esta información  a través de Atrio, son datos, pero creo que merecen la pena ser pensados y reflexionados y que nos debería llamar a actuar.
Los obispos constituyen la institución que menos confianza (3.0) inspira a nuestra ciudadanía, menos incluso que los Bancos (3.6), las multinacionales (3.4) o los partidos políticos (3.2) —en una escala evaluativa de 0 a 10—, según la última oleada del Barómetro Continuo de Confianza Institucional de Metroscopia, que ordena a más de cincuenta instituciones y grupos sociales en función del grado de confianza que infunden. La Iglesia Católica, en su conjunto, obtiene un 4.0 (lo que la coloca en una zona medio-baja del ranking general) y su obra social, que consigue un 4.7, queda situada en una aceptable franja media, junto a los fiscales, por ejemplo, o a los ayuntamientos. No hay pues confusión posible: es específica y exclusivamente a los obispos (que son parte significada de la Iglesia, pero no toda la Iglesia) a quienes nuestra ciudadanía concede el “farolillo rojo”.

¿Anticlericalismo visceral? Parece dudoso: más del 70% de los españoles se definen como “católicos” (con más o menos matices, bien es verdad) y ya ha quedado indicado además cómo otras dimensiones de la Iglesia cuentan con una clara mejor imagen social. ¿Incomodidad entonces ante lo que la ciudadanía probablemente percibe como excesiva propensión por parte de los prelados a intervenir en la vida política, a manifestarse en la calle, a hacer declaraciones altisonantes y en ocasiones dudosamente caritativas? Probablemente. A fin de cuentas, y también según una encuesta reciente de Metroscopia, una masiva mayoría de ciudadanos (74%) considera que los legisladores deben realizar su tarea sin tener en cuenta consideración religiosa alguna. Nuestra sociedad tiene claro que entre lo que son competencias exclusivas "del César" — y no "de Dios"— está el dictar normas jurídicas (que no éticas) para todos, creyentes y no creyentes.  Y no cabe excluir  que la desmesura crítica y las puntillosidades excesivas (en unos temas —ay— más que en otros) antes que iluminar y remover conciencias estén quizá contribuyendo a desconcertarlas y alejarlas: en la actualidad apenasuno de cada cinco españoles se considera “católico practicante”, la cifra más baja de los últimos cincuenta años.
¿Qué pensáis vosotros?

lunes, junio 20

Está empezando

Mucha indignación, mucho enfado y sin nada de violencia. Algo está ocurriendo. Miles de personas de 50 ciudades se han manifestado al margen de los partidos políticos, buscando fórmulas de articularse.

Despreciar este movimiento, despacharlo con unas frases insulsas, tirar balones fuera, ya no vale.

Ha llegado el momento de empezar a tomarnos en serio este clamor ciudadano que muestra la indignación de muchos ante la manera como se han hecho las cosas en los últimos años.  Ha empezado algo que puede ser muy gordo. No está la gente, ni los tiempos para que algunos, nuestros políticos, y ¡cómo no!, nuestros tertulianos,  se dediquen a rasgarse las vestiduras.

Hay un runrún, un clamor que invita a la gente a dar un paso adelante y aquellos que no sepan, no piensen, no hacen, se hagan un favor, -a ellos y a nosotros- que se marchen a casa.

La frustración por tantos sueños rotos se respira en el ambiente. Es verdad que no está claro el camino a seguir. Pero hemos empezado a caminar y Machado nos recuerda en sus famosos versos, que no hay camino, que se hace camino al andar.

El subtítulo de este blog es una llamada similar: hagamos camino al andar.

Me gustaría encontraros en él.

viernes, junio 17

Ahora nos toca a nosotros

Mucho se ha hablado de los sucesos protagonizados por las asambleas de “indignaos” en diferentes regiones españolas. Unos aprovechan para llamarles terroristas, guerrilleros urbanos, etc. Otros alaban sus acciones al impedir el desalojo de diferentes familias de sus casas por impago de las hipotecas.


Sin embargo, cabe preguntarse ¿hemos aprendido algo de lo sucedido? ¿Qué han aprendido los partidos políticos? Qué han aprendido los integrantes de los grupos de Indignaos? Y quizás la pregunta más importante, ¿qué hemos aprendido los ciudadanos en general de esto?.

¿Nos va a ayudar a corregir el rumbo e iniciar reformas importantes a nivel económico, político, social, educativo, judicial?


Hemos visto que se puede alzar la voz y protestar, exigiéndoles a nuestros representantes políticos   una acción decidida a favor de los más necesitados, de los más pobres, de los más indefensos. No debemos callarnos por sistema y si tener  la obligación de manifestar nuestra opinión y exigir medidas eficaces. Que trabajen buscando un  futuro más digno.

¿Qué piensa Stéphene Hessel, autor del libro “Indignaos! de lo sucedido?

Se reafirma en sus ideas, rechaza de plano toda violencia, considera intolerable el intento de paralización de las instituciones de representación democrática y nos anima a encontrar un camino para seguir expresando nuestro compromiso hacia el futuro con actitud pacífica y tolerante.

Ánimo y adelante.


lunes, junio 13

Crecemos

Las últimas previsiones sobre población nos hablan de que es muy probable que superemos los 10.000 millones de personas a finales de siglo. Esto ha traído de vuelta los viejos temores de que el planeta no puede soportar a todos los seres humanos que queremos habitar en él.

Los seguidores de la vieja teoría de Thomas Malthus afirman que un florecimiento de la miseria es inevitable con ese aumento de la población.

Está claro que hay problemas que exigen su solución ante ese aumento. Pero si observamos algunos indicadores, publicados por una encuesta de la ONU, nos encontramos con cosas muy curiosas. La mayoría de las personas afirman ser felices. Muy pocos ciudadanos de determinados países afirman ser infelices.
En Bangladesh, a pesar de su baja renta y sus malas condiciones sanitarias, el 85 % de la población afirma sentirse muy felices. Los nigerianos se consideran muy felices en un porcentaje del 75 %. Igual que los habitantes de China.

Estar vivo es para estas personas muy bueno. Aumentan sus perspectivas de vida, pasan de 68 años a 81 años para finales de siglo.

El problema es el aumento del consumo per cápita. Y eso no es culpa de los africanos. Es culpa de los países ricos, que son los que consumen casi todo. Los 650 millones de personas más pobres del planeta viven aproximadamente con el 1% de la renta de los 650 millones más ricos.

Volvemos a lo de siempre el mal reparto de la riqueza de este mundo.

Para saber más:

Terror demográfico, por Charles Kenny
Depende envejecimiento global, por Philip Logman,

viernes, junio 3

Cuando la vida tenía en cuenta al otro

 María Victoria me envió este powerpoint.Creo que merece la pena verlo, leerlo y escucharlo. Y por supuesto reflexionarlo.

Primavera árabe, verano europeo

Las protestas ciudadanas en España reflejan el divorcio cada vez mayor entre sociedad y políticos que vive Europa, así como las carencias de sus sistemas democráticos. 

Hace unos meses veíamos como el mundo árabe se lanzaba a la calle exigiendo cambios a su clase política. Ahora han sido los europeos, empezando por los ciudadanos madrileños los que inician las protestas. No es adecuado igualarlos. Parten de posiciones muy diversas a nivel político, económico, social e incluso religioso. Pero existen coincidencias que deberíamos tener en cuenta. Han sido movimientos prácticamente espontáneos, donde se destaca la importancia de las redes sociales, Facebook y Twitter que una vez más se ocupan de globalizar lo sucedido y recabar apoyos en otros países.


El movimiento del 15-M ha servido para que la llamada generación perdida se haya desbordado ante  la situación por la que atraviesa. La principal causa de indignación (el papel de los intelectuales llamando a la indignación, a reaccionar y a comprometerse ha sido decisivo) ha sido contra la clase política, nuestro bipartidismo imperfecto, la tolerancia frente a la corrupción, el mirar para otro lado de la prensa, son algunos de los síntomas de la pobre calidad democrática de nuestra nación.

Todo esto ha servido para demostrar de manera inequívoca lo alejada que está nuestra clase política de la realidad social. Como en el resto de Europa la brecha no hace sino aumentar.

La frustración social generada por las ganancias de los ejecutivos, los tratamientos dados a la banca, los abusos y poca representatividad de la clase política, son ejemplos del divorcio cada vez mayor entre sociedad y políticos.

Ha llegado el momento de empezar una seria renovación cívica y política.

Para saber más:

Europa tiene miedo por Ana Carbajosa
La depresión española, por José Antonio Gómez Yañez
Los pupitres de la recesión, por Valentí Puig
La mirada de los otros, por Giles Tremlett
Depende: pobreza, por Berbardo Kilksberg

viernes, mayo 27

Imágenes en blanco y negro

No esperaba la violencia ejercida por la policía en el desalojo de los “indignados” en la Plaza de Cataluña. Me han recordado imágenes pasadas, vividas en blanco y negro, con los “grises” persiguiendo a la gente.

Expulsar “golpeando violentamente” a personas que llevan días ocupando pacíficamente la plaza y que han conseguido atraer la atención de todo el mundo a sus peticiones de democracia real,  para solucionar los problemas,  que han ocasionado los bancos con su manera de gestionar los recursos que les entregan los ciudadanos y los fallos en sus mecanismos de control,   que entre otras cosas  son los grandes culpables de la crisis actual.

Los argumentos utilizados han sido intelectualmente de niños de preescolar. Con todo el respeto para estos. Que se desaloje una plaza para que se pueda celebrar la hipotética victoria de un equipo de fútbol es algo que debería hacer pensar a los gobernantes de Cataluña por haber olvidado que se deben a los ciudadanos.

 Y con su actuación de hoy están muy lejos de conseguirlo. Más de 120 heridos.

Se piden dimisiones. Y me sumo  a ellas.



A lo largo del día, el desalojo ha servido para que la gente acuda masivamente a la plaza y hayan vuelto a levantar de nuevo “el campamento”.
Nuestra Constitución recoge el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesita de autorización previa.




Un lema aparece: “Ven a la plaza y trae flores”
Aquí están las mías.



martes, mayo 24

¿Y ahora qué?

Toda la prensa europeas e hace eco del fenómeno Indignaos en España. La tónica general es que los jóvenes ha ganado la batalla de la reivindicación. Posiblemente "la revolución española” ha podido hacer más daño al PSOE que al PP, pero los próximos meses veremos si el movimiento se ha acabado o se va a quedar hasta las próximas elecciones que están a la vuelta de la esquina.

La idea que trasmiten es que se han indignado, han reaccionado y empiezan a comprometerse, primero siguiendo con las concentraciones y después organizándose en la medida que un movimiento asambleario, integrado por muchas organizaciones, se puede organizar.

Por ahora sus “peticiones”  de voto en blanco o nulo casi se acercan al millón.  Casi un 37 % .
Creo que mal harían los partidos políticos en general y especialmente  El PSOE, lamiéndose las heridas, y el PP, lleno de euforia, en no querer saber nada de ellos y no pensar en sus propuestas. 

sábado, mayo 21

Jornada de reflexión

El roto, publicado en El País 21 de mayo de 2011

miércoles, mayo 18

Indígnate, reacciona, comprométete

Dentro de unos días los ciudadanos de este país ejerceremos la manifestación máxima de lo que se considera la democracia.Elegiremos mediante voto a las personas que dirigirán nuestros ayuntamientos y en algunos casos nuestras autonomías. 

Nuestro voto es importante, muchas personas se mueven en su búsqueda, los gurús de la comunicación, de la propaganda, del marketing político buscan convencernos con ideas brillantes, con propuestas que solucionen o mejoren nuestra realidad social, política, económica, educativa, etc.

Motivos suficientes para pararse a pensar el destino de nuestro voto. Yo soy de los que piensan que ir a votar es importante. Pero que también ese acto, sencillo en apariencia, de depositar el voto en la urna, debe  de ser precedido de una seria reflexión.

¿Qué idea tengo del futuro deseable de mi ciudad, de mi autonomía? ¿Qué partido, qué candidatura de las muchas que existen se acerca a ella? ¿Cuál ofrece soluciones razonables de ser llevadas a cabo? ¿Cuál tiene las personas más capaces de llevarnos a un futuro mejor en los próximos cuatro años? ¿Cuál ha previsto la financiación de sus propuestas? 

De lo contrario corremos el riesgo de dejarnos deslumbrar por la presión mediática, por la gracia de turno o la frase adecuada mostrada por la televisión y que dice el candidato – cual papagayo- al ver la lucecita que le comunica que está en directo en algún telediario de cualquiera de nuestras cadenas privadas o públicas. E incluso a que nuestro voto sirva para avalar la corrupción como ha sucedido en varias ocasiones.

Quizás ha llegado el momento de indignarnos, el momento de reaccionar, el momento de ponernos en marcha y  comprometernos de nuevo a tomar  la senda de la ilusión que nos lleve a ser protagonistas y no sólo meros actores de relleno. ¿Protagonistas o figurantes?

El próximo lunes todos los partidos habrán ganado. Pero ¿y nosotros?

sábado, mayo 14

¡No!

No me gusta el paso que acaba de dar Benedicto XVI con la promulgación de la Instrucción Ecclesia Dei sobre la liturgia dándole a la Misa en latín una paridad con la forma de la liturgia del Concilio Vaticano II que está en vigor dese1970. No sólo para la misa sino también para otros sacramentos.

No me opongo, incluso veo bien, que exista un pluralismo que anime a expresar la fe en distintas formas de culto.

Tampoco  me disgusta la idea en la  que nos anima a considerar esta paridad como “un objeto de reconciliación”. Y que aparece en el mismo documento.

Pero sigo diciendo No ,a los pasos firmes con los que caminamos hacia un pasado que nunca fue mejor. Sigo diciendo No,  al olvido y al intento de borrar todo rastro del Concilio Vaticano II que han ido dando Juan Pablo II y Benedicto XVI en sus papados.

Y continúo diciendo No, a que no se busque con el mismo  interés “como objeto de reconciliación”   la restauración  de tantos teólogos a los que se han censurado y prohibido enseñar,  siendo muchos los cristianos que  alimentan su fe con sus enseñanzas.

Y para terminar sigo diciendo No a las dos maneras de actuar:
  •  Para los que negaron validez al Concilio, una autopista para sus deseos. 
  • Para los intentan animar la fe en el siglo XXI  prohibiciones y censuras.

miércoles, mayo 11

Silencio ante la violación de los derechos humanos

Me ha sorprendido el silencio ante la violación de los derechos humanos que han acompañado la muerte de Bin Laden. Hemos visto celebraciones entusiastas por parte de ciudadanos americanos y comentarios a favor de algunos mandatarios europeos.

Es realmente raro que un Nobel de la Paz ordene un asesinato al estilo hollywoodense sin que un grito de indignación y protesta por tal atrocidad recorra las altas esferas gobernantes del mundo entero, sino todo lo contrario, lo aplauden, llegando incluso al extremo de manifestar su alegría por la muerte de un ser humano.

Me niego a aceptar que no sea posible erradicar la violencia brutal aunque la Historia de la humanidad esté marcada por ella de tal manera que ya estamos inclinados a pensar de que está indisociablemente unida a la condición humana.

Los derechos humanos no se pueden fraccionar. No admiten excepciones aunque se disfracen de medidas de seguridad.

¿Se han respetado en la acción llevada a cabo por el comando de élite americano en la muerte de Bin Laden?

Se que muchos dirán que un terrorista menos. Pero ¿estamos ahora más seguros que antes? O por el contrario hemos demostrado que sigue vigente el dicho bíblico ojo por ojo.

¿Os imagináis a un grupo de élite de la guardia civil asaltando una casa de un ciudadano francés, o de cualquier otro país europeo, matando a sus habitantes y llevándose el cadáver de otro porque era el jefe de ETA?. Menuda se hubiese liado.

Cuando hablamos de derechos humanos hablamos de vida, de dignidad, de libertad y de justicia. De libertad o barbarie. De vida o muerte. No nos equivoquemos, no son una opción a elegir o no. Nadie tiene patente de corso para saltárselos. Los derechos humanos no son la meta, son el camino de la democracia y de la paz, de la dignidad. Sólo respetándolos seremos capaces de construir un mundo mejor.

domingo, mayo 8

Hagámoslo diferente

sábado, mayo 7

Una ética de izquierdas

La crisis no es sólo económica sino -sobre todo- ética. Pero no necesitamos una etica de principios, que únicamente enuncie principios ideales desde arriba, sino una ética de responsabiliadad, que tenga en cuenta todo el análisis de la situación y las consecuencias de la acción propuesta


Aquí os dejo unas reflexiones de Jean Daniel, director del periodico francés "Le Nouvel Observateur"
He aquí algunas lecciones que he aprendido de mis maestros. . Me he convertido en lo que Camus llamaría un “reformista radical”. Practico lo que Michel Foucault denominaría una “moral de la incomodidad”. Albergo la ambición de alcanzar una “felicidad sin obligación de trascendencia”, como creo que habría podido decir Spinoza. Se trata simplemente de una ética de izquierda.
  1. 1.    Ya no quiero cambiar el mundo; quiero reformarlo.
    2.       El siglo anterior debería conducirnos a desconfiar de todas las revoluciones, a comprender todas las resistencias y a abrazar el espíritu reformista.
    3.       La explosión de los dogmas y de las ideologías debería condenarnos a la humildad y a un verdadero culto de la complejidad.
    4.       La sabiduría consiste ahora en no separar nunca los conceptos de libertad e igualdad. La primera sin la segunda conduce a la jungla de las competiciones. La igualdad sin libertad lleva a la uniformidad y a la tiranía.
    5.        Desde esta óptica, el dinero solo puede ser el símbolo de una mercancía y el instrumento que sirve para hacerla circular mejor.
    6.       La violencia viene provocada por el paso de una sociedad a otra, como ocurrió durante la transición del feudalismo al capitalismo. Soy partidario de una no violencia ofensiva y no sacrificial.
    7.       No obstante, puede ocurrir que una guerra a la vez “inevitable e inexcusable” sea necesaria por razones de autodefensa. Pero solo podría ser declarada como último recurso, después de descartar todas las demás soluciones.
    8.       No está en el destino de una víctima el seguir siéndolo; después de liberarse, puede convertirse en verdugo. Todos aquellos que aceptan responder a la barbarie con la barbarie, utilizando las mismas armas que sus enemigos y traicionando así los valores por los que combaten deberían tener presente este pensamiento. En tal caso, no hay inocentes, solo vencedores o muertos.
    9.       Ya en mi más tierna infancia aprendí a considerar la humillación como uno de los peores males de la humanidad.
    10.   Hay varios medios para no colocar nuestro sillón en el sentido de la resignación ante las desgracias de la vida y la maldición de los hombres. Por ejemplo, considerar que “la vida no es nada, pero nade vale más que una vida” (Malraux), que “no hay que buscar a Dios en ninguna otra parte que en todas partes” (Gide) y que solo la admiración que se transforma en amor puede impedirnos ver la vida como “un cuento lleno de ruido y furor contado por un idiota y que no significa nada” (Shakespeare). De todas formas, como dice magníficamente François Cheng, “todos los juicios, todos los cultos y todos los ritos pueden desaparecer, salvo uno solo, el de la Belleza”.

    Jean Daniel (Director de Le Nouvel Observateur)
    Para saber más:
    Publicado en El Pais: Una ética de izquierdas

jueves, abril 28

Reacciona

Reacciona es un nuevo libro, después de Indignaos,  que trata de clarificar y encauzar la pesadumbre de un sector creciente de la sociedad española con la crisis económica, política y social que estamos viviendo, con la crisis del sistema.

Varios son los factores que están en juego, nuestra estabilidad, el equilibrio global, una generación de jóvenes sin futuro, y el futuro mismo.

Entre los autores del mismo están José Luis Sampedro, Federico mayor Zaragoza, Ignacio Escolar, Javier Pérez de Albéniz.. El prólogo es obra de Stéphane Hessel.  

La idea del libro es clara, brindar respuestas con una idea destacada: la necesidad de tomar postura,  y actuar de concienciarnos y despertar pues todavía hay esperanza, hay soluciones.

Una ciudadanía informada y responsable puede impedir los atropellos. Todos con un mismo rumbo, con un objetivo claro: defender la dignidad, la democracia y el bien común. Ha llegado el momento. El primer paso es reaccionar.

Un libro apasionante que pretende responder a preguntas que todos nos hacemos: 

¿Por qué se atrevieron los bancos a ser codiciosos? ¿Por qué lo permitieron los gobernantes? ¿Son los medios de comunicación los culpables? ¿El consumismo? ¿Una sociedad infantilizada? ¿Se ha adueñado de España la inmunidad? ¿Son los jóvenes una generación estafada? ¿Tenemos miedo?


Para saber más:

Un libro: Reacciona

Autores: José Luis Sampedro, Mayor Zaragoza, Lourdes García, Rosa Mª Artar, Javier Pérez de Albéniz…

Editorial: Aguilar

ISBN: 978403102002

Páginas 169

Precio: 9,50 €

lunes, abril 25

Leer y escribir


Acabamos de celebrar el día del libro. Josep Conrad nos recuerda:" El autor del libro sólo escribe la mitad. De la otra mitad debe ocuparse el lector."

No faltan voces que muestran su preocupación por la calidad del lenguaje que se utiliza habitualmente, tanto para escribir, donde abundan los errores ortográficos, como al hablar, donde nuestro vocabulario es bastante pobre.

Tampoco aquellas que muestran su preocupación o alabanza por la aparición de artilugios que puedan acabar con el libro tal y como lo conocemos. 

No estaría mal volver la vista a nuestro  D. Quijote. En contra de los personajes heroicos que resuelven problemas usando una inteligencia o fuerza de voluntad fuera de  lo común. D. Quijote no quiere partir en busca de grandes batallas, está dispuesto a sacrificar su vida por una noble causa, pero la tragedia no quiere saber nada de él.


"D. Quijote nos representa lo cotidiano, lo concreto de la vida. Por ejemplo, los dientes, una preocupación para él, dientes que duelen, dientes que faltan


 “ Porque te hago saber, Sancho, que la boca sin muelas es como molino sin piedras, y mucho más se ha de estimar un diente que un diamante."


Y ¿qué decir de su muerte? ¿Hay algo menos heroico? 

“ Tras dictar su testamento, agoniza durante tres días rodeado de gente que le quiere” , sin embargo, “ comía la sobrina, brindaba el ama y se regocijaba Sancho, que esto de merecer algo borra o templa en el heredero la memoria de pena que es razón que deja el muerto”.
“Sólo se puede leer por placer” decía Borges, pero también podemos leer por reciprocidad, por intimidad, por instinto, por conocimiento, por alegría, para saber, para aprender, por….¡tantas cosas!

Y vosotros, ¿Por qué leéis? ¿Qué libro estáis leyendo?

jueves, abril 14

La autonomía personal

Soy una persona adulta, mayor de edad desde hace mucho tiempo, no incapacitada, y, de momento, miembro de la iglesia católica.

Y digo que todavía soy miembro de la iglesia católica, porque quiero pensar que no existe incompatibilidad alguna entre ser persona y pertenecer a la iglesia católica.

Sin embargo la realidad de todos los días me obliga a poner en duda tal pensamiento y pertenencia, cuando observo que en el ámbito de esa iglesia, por ejemplo, se sigue prohibiendo la publicación de determinados libros o se impide dar una conferencia a determinada persona en un local parroquial, y todo ello no porque se trate de personas (el autor del libro o el conferenciante) sospechosas de atentar contra los derechos humanos, sino simplemente por el hecho de que no coinciden, al parecer, en su visión de la iglesia con la que tiene la jerarquía dominante en este momento dentro del ámbito de esa misma iglesia. Las personas a las que se refieren los ejemplos que he elegido, son Don Jose Antonio Pagola y Don Jose Arregui. Existen muchísimas más.


Quede bien claro que, de momento, no pretendo defenderles a ellos, que también, sino reivindicar y salvaguardar mi autonomía denunciando a aquellos que desean limitarla a través de prohibirles publicar o hablar a esas personas, que es tanto como tratar de impedir que yo les lea o les oiga.

No entiendo cómo si en teoría dentro de esa iglesia se predica respecto de las personas, que conformamos y constituimos su base fundamental, el que somos libres y autónomas por naturaleza, es decir con capacidad suficiente para pensar y decidir por nosotros mismos, lo que a su vez constituye el fundamento de nuestra personal responsabilidad, se pueda al mismo tiempo mantener que no podemos publicar, hablar, leer o escuchar, lo que pensamos que debemos publicar, hablar, leer o escuchar.

¿O será que en esa iglesia todas las personas, tanto si somos clérigos o laicos (sobre todo estos últimos), somos consideradas, durante toda nuestra vida, menores de edad, sin criterio suficiente, con algún grado de incapacidad, y por ello necesitadas de tutela, que han de ejercer, quienes entre ellos se han elegido, por mor de un supuesto mandato divino y gracias a la inspiración del Espíritu Santo, como los poseedores de la única verdad revelada y, por tanto, dotados de una autoridad especial para imponernos a los demás, sin ninguna vergüenza, sus propios e interesados criterios?

Yo creo que no es ese el problema o, por lo menos, no el único problema.

Y digo esto porque resulta curioso (no es el único ámbito en el que ocurre) que cuando las personas dentro de esa Iglesia decimos que sí a todo y no nos planteamos ninguna duda ni problema, que pueda poner en tela de juicio la llamada doctrina tradicional de la iglesia, y el poder que en la misma se sustenta, no se pone ninguna traba a nuestra indiscutida autonomía y libertad. Entonces sí se dice y se defiende que somos libres y, precisamente, que en uso de esa libertad optamos por seguir la doctrina que se nos muestra como la verdadera y por responsabilizarnos en función de ella.

Nuestra incapacidad solo aparece o se señala cuando se nos ocurre pensar por nuestra cuenta, y ya no digamos cuestionar, más allá del límite o de la línea roja que nos han marcado los que dominan y quieren seguir dominando. Sólo cuando ponemos en cuestión lo establecido, a su juicio, como ortodoxo, es cuando nos convertimos en un peligro y cuando hay necesidad –no de convencer- de prohibir escribir, hablar, leer y escuchar.

Da lo mismo que lo que se escriba o diga sea razonable, que se diga de forma respetuosa y sin pretensiones de imponer nada, que esté basado en la lógica, o sustentado en los descubrimientos científicos o que sea el resultado de investigaciones profundas y de buena fe. Es entonces y solo entonces cuando se nos niega el carácter de personas libres, es decir de personas. ¿Por qué? ¿Qué es lo que ponemos en peligro? ¿A quién ponemos en peligro? ¿Qué es lo que hay que salvar o preservar?

Por eso es por lo que me planteaba la cuestión inicial. ¿Es incompatible el ser persona con el hecho de ser católica o pertenecer a la iglesia católica?

La cuestión no es baladí, porque si la contestación fuera afirmativa, la solución pasaría, necesariamente, al menos en mi caso, por decir, no quiero ser católico. No quiero renunciar a ser una persona libre.

Sin embargo, yo, aunque no tengo conocimientos de teología (ni creo que deba de tenerlos necesariamente para poder expresarme en estos términos), estoy convencido de que no es ni debe ser así. Que la doctrina basada en el amor no puede ser incompatible con la consideración de la persona libre. Que por muy limitada y vulnerable que sea una persona (lo somos todos, incluidos los jerarcas), la imposición y la prohibición no pueden prevalecer sobre el convencimiento basado en el conocimiento, en el diálogo sincero y respetuoso y en la razón, y que la supuesta única verdad ni existe ni puede, en ningún caso, prevalecer sobre la plural visión del mundo y de la moral.

Por eso, de momento no me borro de la iglesia católica, pero tampoco me callo, uniéndome a los que, desde dentro o fuera de esa misma iglesia, sin renunciar a su libertad, y desde posiciones sin mando y desinteresadas, siguen escribiendo, hablando, leyendo u oyendo libremente, sin sucumbir o tratando al menos de denunciar con su conducta las inadmisibles y condenables maneras de esta nueva y, para mí, terrible inquisición.


Leopoldo Diez de Fortuny
San Sebastián a 12 de abril de 2011.

 Leído en Fe Adulta

domingo, abril 10

Apelaciones celestiales


Siempre hay que mejorar

sábado, abril 9

Mirada al universo

A Cosmological Fantasia from BDH - Burrell Durrant Hifle on Vimeo.

miércoles, abril 6

Actitudes para cambiar el mundo


María Victoria me mando esta imagen en un email, pienso que bien merece un post y que se comenta ella sóla. ¿Qué os parece?

jueves, marzo 31

Repensar el mal

El problema del mal atraviesa la historia entera de la humanidad. Ninguna cultura, y dentro de ella ningún individuo, ha podido escapar a su afrontamiento.

Cuando ocurren grandes catástrofes naturales, en estos días los terremotos en Japón, suelen aparecer expresiones que culpan a Dios de ellas: “ Si quisiera no habría mal y el mundo sería perfecto”. Otros, lo utilizan como una prueba inequívoca de su no existencia: “Todo se debe a la autonomía de las leyes físicas”, huyendo de las influencias de ángeles o demonios.

Por eso es de agradecer el esfuerzo de pensadores en hacer luz en este campo tan complejo. Uno de ellos, Andrés Torres Queiruga, Doctor en Filosofía y Teología, - uno de los grandes teólogos de España,- acaba de publicar un interesante libro sobre este tema : Repensar el mal.

Pasando por el fracaso de un Dios que no quiere, o queriendo no puede, evitar el mal y llegando al fracaso del ateísmo moderno que se apoya en el mal atribuyéndoselo a Dios, Torres Queiruga nos habla de la presencia de Dios como el Anti-mal y actualiza la comprensión de temas tan actuales y vivos como el pecado original, la providencia, el milagro, la oración de petición, el holocausto y el infierno.






Para  saber más:

Un libro: Repensar el mal
Autor: Andrés Torres Queiruga
Editorial: Trotta
Páginas: 372
Año: 2011
ISBN: 978-84-9879-194-5
Precio: 22 €

lunes, marzo 28

Atrio de los gentiles

Palabras de Benedicto XVI a los participantes en la inaguración del Ario de los Gentiles en la catedral de Notre-Dame. Me parece una reflexión interesante y digna de compartirla.

En el corazón de la Ciudad de las Luces, frente a esta magnífica obra maestra de la cultura religiosa francesa, Notre-Dame de París, se abre un gran atrio para dar un nuevo impulso al encuentro respetuoso y amistoso entre personas de convicciones diferentes. Vosotros jóvenes, creyentes y no creyentes, igual que en la vida cotidiana, esta noche queréis estar juntos para reuniros y hablar de los grandes interrogantes de la existencia humana. Hoy en día, muchos reconocen que no pertenecen a ninguna religión, pero desean un mundo nuevo y más libre, más justo y más solidario, más pacífico y más feliz. Al dirigirme a vosotros, tengo en cuenta todo lo que tenéis que deciros: los no creyentes queréis interpelar a los creyentes, exigiéndoles, en particular, el testimonio de una vida que sea coherente con lo que profesan y rechazando cualquier desviación de la religión que la haga inhumana. Los creyentes queréis decir a vuestros amigos que este tesoro que lleváis dentro merece ser compartido, merece una pregunta, merece que se reflexione sobre él. La cuestión de Dios no es un peligro para la sociedad, no pone en peligro la vida humana. La cuestión de Dios no debe estar ausente de los grandes interrogantes de nuestro tiempo.

Queridos amigos, tenéis que construir puentes entre vosotros. Aprovechad la oportunidad que se os presenta para descubrir en lo más profundo de vuestras conciencias, a través de una reflexión sólida y razonada, los caminos de un diálogo precursor y profundo. Tenéis mucho que deciros unos a otros. No cerréis vuestras conciencias a los retos y problemas que tenéis ante vosotros.

Estoy profundamente convencido de que el encuentro entre la realidad de la fe y de la razón permite que el ser humano se encuentre a sí mismo. Pero muy a menudo la razón se doblega a la presión de los intereses y a la atracción de lo útil, obligada a reconocer esto como criterio último. La búsqueda de la verdad no es fácil. Y si cada uno está llamado a decidirse con valentía por la verdad es porque no hay atajos hacia la felicidad y la belleza de una vida plena. Jesús lo dice en el Evangelio: “La verdad os hará libres“.

Queridos jóvenes, es tarea vuestra lograr que en vuestros países y en Europa creyentes y no creyentes reencuentren el camino del diálogo. Las religiones no pueden tener miedo de una laicidad justa, de una laicidad abierta que permita a cada uno y a cada una vivir lo que cree, de acuerdo con su conciencia. Si se trata de construir un mundo de libertad, igualdad y fraternidad, creyentes y no creyentes tienen que sentirse libres de serlo, iguales en sus derechos de vivir su vida personal y comunitaria con fidelidad a sus convicciones, y tienen que ser hermanos entre sí. Un motivo fundamental de este atrio de los Gentiles es promover esta fraternidad más allá de las convicciones, pero sin negar las diferencias. Y, más profundamente aún, reconociendo que sólo Dios, en Cristo, libera interiormente y nos permite reencontrarnos en la verdad como hermanos.

La primera actitud que hay que tener o las acciones que podéis realizar conjuntamente es respetar, ayudar y amar a todo ser humano, porque es criatura de Dios y en cierto modo el camino que conduce a Él. Continuando lo que estáis viviendo esta noche, contribuid a derribar los muros del miedo al otro, al extranjero, al que no se os parece, miedo que nace a menudo del desconocimiento mutuo, del escepticismo o de la indiferencia. Procurad estrechar lazos con todos los jóvenes sin distinción alguna, es decir, sin olvidar a los que viven en la pobreza o en la soledad, a los que sufren por culpa del paro, padecen una enfermedad o se sienten al margen de la sociedad.
Queridos jóvenes, no es sólo vuestra experiencia de vida lo que podéis compartir, también vuestro modo de orar. Creyentes y no creyentes, presentes en este atrio del Desconocido, estáis invitados a entrar también en el espacio sagrado, a franquear el magnífico pórtico de Notre-Dame y entrar en la catedral para hacer un rato de oración. Esta oración será para algunos de vosotros una oración a un Dios conocido por la fe, pero también puede ser para otros una oración al Dios Desconocido. Queridos jóvenes no creyentes, uniéndoos a aquellos que en Notre-Dame están rezando, en este día de la Anunciación del Señor, abrid vuestros corazones a los textos sagrados, dejaos interpelar por la belleza de los cantos, y si realmente lo deseáis, dejad que los sentimientos que hay dentro de vosotros se eleven hacia el Dios Desconocido.

Me alegro de haber podido dirigirme a vosotros esta noche en esta inauguración del atrio de los Gentiles. Espero que respondáis también a otras convocatorias que os propongo, especialmente a la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará este verano en Madrid. El Dios que los creyentes aprenden a conocer os invita a descubrirlo y vivir con Él cada vez más. ¡No tengáis miedo! Caminando juntos hacia un mundo nuevo, buscad al Absoluto y buscad a Dios, incluso vosotros para quien Dios es el Dios Desconocido.

Y que Aquel que ama a todos y a cada uno de vosotros os bendiga y os guarde. Él cuenta con vosotros para cuidar de los demás y del futuro. También vosotros podéis contar con Él

Información publicada en Atrio